Título de Registro de Marca Nº: / Registered Trademark Nr: 2.921.341

"Se necesita poco para hacer las cosas bien, pero menos aún para hacerlas mal" -Paul Bocouse-

Contacta con nosotras: /Get in contact with us: recetasdemeg@gmail.com


jueves, 29 de abril de 2010

PAÑUELOS DE POPEYE

Hola de nuevo,

Hoy me ha salido la vena gallega y he decidido trabajar las apreciadas y deliciosas filloas. Para aquellos que no las conocen, os diré que las filloas son parecidas a las crepes, pero más finas. También como su variante francesa, habitualmente se rellenan, tanto de dulce como de salado. En esta ocasión, yo las he rellenado con crema de espinacas, de ahí el nombre de Popeye. Comentaros también que las filloas típicas se hacen con caldo de lacón (generalmente es el postre que acompaña al Lacón con Grelos, junto con las Orejas en la comida gallega tradicional de Carnaval (*)), pero yo hoy no tenía caldo de lacón, así que has he hecho de leche.

Por otra parte, la bechamel la he hecho según la receta de Julia Child que aparece en nuestra entrada “Timbal de espárragos de Julia Child”, pero que vuelvo a reproducir en esta entrada de hoy.

Como siempre, espero que os guste.

(*) Podéis encontrar estas recetas en la pestaña de febrero, “Receta de Lacón con Grelos” y “Receta de Postres Gallegos de Carnaval”.

PAÑUELOS DE POPEYE

Para las filloas

- 1 bol de mezclar
- 1 vaso grande de leche
- 1 vaso grande de agua
- 4 huevos
- 1 pizca de sal
- 1 cucharadita de canela
- harina (la que admita)

Bate los huevos con la sal y la canela. Incorpórale la leche y el agua. Ve añadiendo ahora la harina poco a poco y mezclando bien, hasta obtener una masa ligera, con la consistencia de unas natillas muy finas. Déjala reposar un rato, y si cuando vayas a utilizarla, ves que tiene grumos, cuélala.

- 1 sartén antiadherente del tamaño aproximado de un plato pequeño
- 1 trozo de tocino para untar la sartén

Pon la sartén al fuego y cuando esté bien caliente, úntala bien con el tocino por todo el fondo y los laterales. Vierte un chorrito de masa y distribúyela bien por todo el fondo de la sartén (como si fuera una tortilla francesa), de forma que lo cubra por entero con una fina capa de masa. Déjala unos segundos que se dore y se desprenda con facilidad, y dale la vuelta (*). Espera que se dore un poco por ese otro lado, y retírala a un plato de servicio. Sigue haciendo filloas hasta que se termine la masa. Puedes apilar las filloas unas sobre otras, es raro que se peguen entre sí. Déjalas de esta manera hasta que vayas a utilizarlas.

(*) La mejor forma de dar la vuelta a las filloas y evitar que se rompan, es con la punta de los dedos. Si como yo, eres un poco sensible al calor, utiliza guantes de latex. ¡Eso hará que no te achicharres los dedos! Además, el resultado es el mismo, y ya puestos, es también más higiénico.

Para la crema de espinacas

Las espinacas:

- 150 grs de espinacas (yo las he utilizado congeladas)
- 1 cacerola con agua hirviendo
- 1 escurridor o colador
- sal al gusto

Cocer las espinacas en el agua hirviendo con sal. Escurrirlas bien y reservar. Separa un puñado de espinacas para adornar.

La bechamel:

- 1 olla esmaltada o antiadherente de fondo grueso con capacidad para 6 tazas
- 2 cucharadas de mantequilla
- 3 cucharadas de harina
- 1 cuchara o espátula de madera

Derrite la mantequilla en la olla a fuego moderado. Añade la harina y remuévelo lentamente durante dos minutos, hasta que la mantequilla y la harina se unan, pero sin llegar a coger color. A esta pasta se le llama “roux" blanco.

- 1 olla pequeña
- 2 tazas de leche y ¼ cucharada de sal llevadas a ebullición.
- 1 batidor de varillas

Retira el “roux” del calor. En cuanto haya dejado de burbujear, vierte el líquido caliente de una vez. Inmediatamente, bate vigorosamente para unir bien el “roux” con el líquido, incorporando todos los restos de “roux” que hayan quedado en las paredes de la olla.

Pon la olla a fuego moderadamente alto y bate con el batidor de varillas hasta que la salsa llegue a hervir. Hierve durante un minuto sin dejar de remover (*).

(*) Si no vas a utilizar la bechamel inmediatamente, añádele la sal y pimienta al gusto y con una espátula de goma incorpora los restos de los lados de la olla. Para evitar que se forme una costra en la superficie, vierte una delgada capa de leche o mantequilla derretida por encima. Déjala sin cubrir. Si quieres conservarla caliente, mantenla sobre agua hirviendo a fuego muy lento. También puedes refrigerarla o congelarla.

Reserva un poco de bechamel para adornar. Añade al resto las espinacas y da unas vueltas para que se incorporen bien. Vuélcalo en una fuente de servicio

Para rellenar y gratinar los pañuelos

Rellena cada filloa con una cucharada de crema de espinacas y dóblala en tres. Colócalas en una fuente de horno. Pon encima de cada pañuelo una cucharadita de bechamel sin espinacas, una pizca de espinacas y finalmente, abundante queso rallado. Gratina en el horno hasta que el queso se haya derretido y dorado.























Bon appétit!

M.G. cocinando para Entre ollas anda el fuego

3 comentarios:

mabelmdq dijo...

Que ricos se ven diosa! Y son light, para mí que me estoy cuidando. Gracias por la idea, besitos !

Enre ollas anda el fuego dijo...

Hola Mabel,

Muchas gracias por tu comentario. Te puedo asegurar que quedan ricos, ricos. A ver si te animas y los pruebas!!!

Un abrazo,

M.G.

Xela Ferrín Rodríguez dijo...

Esta receta es buenísima. La voy a hacer. Muchas gracias por vuestro trabajo, que tanto nos ayuda. Un besito.