Título de Registro de Marca Nº: / Registered Trademark Nr: 2.921.341

"Se necesita poco para hacer las cosas bien, pero menos aún para hacerlas mal" -Paul Bocouse-

Contacta con nosotras: /Get in contact with us: recetasdemeg@gmail.com


domingo, 1 de mayo de 2011

TARTA DE FRESAS de JULIA CHILD

¡Hola!

Estamos en época de fresas, y en cualquier mercado o hipermercado las fresas parecen mirarnos y decirnos “híncame el diente” por lo bonitas y apetecibles que son.  Esta receta tiene muy buena pinta, por lo que espero que el resultado sea óptimo.

También, y debido al día que es hoy, aprovecho esta entrada para FELICITAR A TODAS LAS MADRES, simplemente PORQUE NOSOTRAS LO VALEMOS.

Un beso muy fuerte para todas las madres, y espero que esta receta sea un pequeño regalo para todas vosotras.

TARTA DE FRESAS de JULIA CHILD
TARTE AUX FRAISES – Fresh Strawberry Tart – cold

Las tartas de frutas frescas son fáciles de hacer, bonitas a la vista y con un sabor muy refrescante. Consisten en una tartaleta de hojaldre que se hornea por completo y se rellena con crema pastelera aromatizada con un licor. Luego se coloca la fruta fresca encima y se baña con un glaseado de albaricoque o grosella roja.

Para 8 personas

LA MASA (tartaleta de hojaldre dulce - sugar crust shell)

Para un aro o molde de aro extraíble de 25 cm de diámetro

-         2 tazas de harina tamizada
-         3 cucharadas de azúcar granulada
-         ⅛ de cucharadita de levadura
-         7 cucharadas de grasa: 5 de mantequilla fría y 2 de aceite vegetal frío
-         1 bol de mezclar de 3 litros de capacidad
-         1 huevo batido con una cucharadita de  agua
-         ½ cucharadita de extracto de vainilla
-         Papel de cera o film transparente
-         1 rodillo

Coloca la harina, el azúcar, la mantequilla, el aceite y la levadura en el bol de mezclar. Une la grasa con el resto de ingredientes rápidamente con la punta de los dedos hasta que la grasa se haya convertido en pequeños copos. Añade el huevo y la vainilla y forma rápidamente una bola con la masa. Sitúala en la superficie donde vayas a amasar y con la parte alta de tu mano (no la palma), presiona la masa hacia afuera con un movimiento  rápido, alejando tu mano de ti unos 15 cms. Forma de nuevo una bola y envuélvela en el papel de cera o film transparente y déjala enfriar durante varias horas para que adquiera una consistencia firme.

Alisa la masa con ayuda del rodillo, intentando que quede aproximadamente en forma de círculo para facilitar el proceso cuando forres el molde con ella.

Si utilizas solamente el aro, necesitarás papel de horno debajo. En ese caso unta tanto el borde del aro como el papel de horno con mantequilla. Si optas por el molde con aro extraíble, úntalo bien por los bordes y el fondo.

Extiende la masa sobre el molde, o bien dobla la masa a la mitad, dóblala otra vez, ponla en un extremo del molde y desdóblala.

Presiona ligeramente la masa al fondo del molde. Luego levanta los extremos de la masa y presiona suavemente con los dedos la masa adhiriéndola a los bordes y dejando aproximadamente un centímetro de espesor en la masa todo alrededor del molde. Esto hará que los lados de la masa sean un poco más gruesos y firmes. Recorta el exceso de masa pasando el rodillo por los bordes del molde.

Luego, con los pulgares, empuja la masa como unos dos milímetros por encima del molde, para formar un borde de masa todo alrededor. Decóralo con la ayuda de la parte roma de un cuchillo, haciendo pequeñas hendiduras.

Pincha el fondo de la masa con un tenedor a intervalos de un centímetro aproximadamente. Para evitar que los bordes se caigan y que el fondo de la masa suba, pon un trozo de papel de aluminio o papel de horno untado de mantequilla sobre el fondo de la masa y pon encima un buen puñado de legumbres (judías blancas o garbanzos). El peso de las legumbres mantendrá la masa pegada al molde mientras está horneándose. También puedes optar por poner otro molde un poco más pequeño, o la parte de abajo de un molde de aro extraíble, pero siempre untando de mantequilla la parte que vaya a estar en contacto directo con la masa. Si no vas a hornearla inmediatamente, métela en la nevera.

Precalienta el horno a 200ºC y hornea la masa a media altura del horno durante 8 o 9 minutos. Retira el papel y las legumbres, o el recipiente que hayas utilizado como peso. Pincha el fondo de la masa con un tenedor, para evitar de nuevo que suba y vuelve a meterla en el horno durante 2 o 3 minutos más. Cuando la masa esté empezando a coger color y a encoger un poco, desprendiéndose de los bordes, sácala del horno. Si te parece que los bordes son frágiles y pueden agrietarse o romperse al echar el relleno, no la desmoldes hasta que la tarta esté totalmente hecha. En caso de que te parezca que los bordes son firmes, puedes desmoldarla antes de poner el relleno y colocarla en una rejilla, porque la circulación de aire mientras se enfría hará que no se pase.

EL RELLENO

-         1 kilo de fresas grandes, maduras y de buen aspecto
-         1 rejilla

Quítales los rabitos a las fresas y lávalas rápidamente.  Ponlas a secar en la rejilla.

-         1 taza de jalea o mermelada de grosella roja
-         2 cucharadas de azúcar granulado
-         2 cucharadas de kirsch o cognac
-         Opcional: un termómetro para caramelo
-         1 pincel de cocina

Cuece la jalea o mermelada, el azúcar y el licor en una cacerola pequeña hasta que las gotas que caigan desde la cuchara sean pegajosas (a 228ºF o 108ºC en el termómetro para caramelo). Pinta el interior de la tartaleta con una delgada capa de glaseado y deja que se asiente durante 5 minutos. Esto hará que se impermeabilice el interior de la tartaleta. Reserva el resto del glaseado para las fresas. Caliéntalo brevemente si se ha endurecido.

-         1 ½ tazas de crema pastelera fría con 2 o 3 cucharadas de kirsch o cognac (receta de la crema pastelera a continuación)

Extiende una capa de 1 ½ cm aproximadamente en el fondo de la tartaleta.

Coloca las fresas sobre la crema. Pon la más grande en el centro y gradualmente según tamaño, ve colocando el resto unas junto a otras con los extremos de los tallos hacia la crema. Vierte a cucharadas o pinta sobre ellas una delgada capa de glaseado. La tarta ya está lista para servir, aunque podemos prepararla con cierta antelación por la protección que hemos conseguido al impermeabilizar el fondo de la masa con el glaseado.

CREMA PASTELERA de JULIA CHILD
CRÈME PÂTISSIÈRE – Custard Filling

Para unas 2 ½ tazas

-         Una taza de azúcar granulado
-         5 yemas de huevo
-         1 bol de mezclar de 3 litros
-         1 batidora eléctrica o batidor de varillas

Gradualmente incorpora y bate el azúcar en las yemas de huevo y continúa batiendo durante 2 o 3 minutos hasta que la mezcla sea de color amarillo claro y forme un ligero lazo en la superficie cuando dejas caer un poco de la mezcla.

-         2/3 taza de harina tamizada

Incorpora la harina

-         2 tazas de leche hirviendo

Vierte gradualmente la leche a pequeños chorritos mientras no dejas de batir la mezcla de huevos, azúcar y harina.

-         1 olla antiadherente de unos 2 ½ litros
-         1 batidor de varillas

Vierte ahora la mezcla en la olla y colócala sobre el fuego moderadamente alto. Mezcla bien con el batidor de varillas, llegando hasta el fondo de la olla. Cuando llegue a hervir, saldrán algunos grumos, pero luego desaparecerán cuando batas la crema. En cuanto hierva, baja el fuego hasta que sea moderado y déjalo hervir durante 2 o 3 minutos, sin dejar de batir, para que se haga bien la harina. Ten cuidado de que la crema no se pegue en el fondo de la olla.

-         1 cucharada de mantequilla

Sabores:

-         1 ½ cucharadas de extracto de vainilla
Ó
-         2 cucharaditas de extracto de vainilla y 2 o 3 cucharadas de ron, kirsch, cognac, licor de naranja o café instantáneo.
Ó 
-   3 onzas de chocolate para cocinar derretido en 2 cucharadas de ron o café y 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
Ó
-         ½ taza de almendras en polvo o macaroons pulverizados, ¼ cucharadita de extracto de almendras y 2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Retira del fuego e incorpora y bate la mantequilla, y luego el sabor que hayas elegido. Si no vas a utilizar la crema inmediatamente, limpia los bordes de la olla y pon unos trocitos de mantequilla ablandada en la superficie, para evitar que se forme costra. La crema pastelera puede conservarse en la nevera durante una semana o también se puede congelar.

Bon appétit!

M.G. traduciendo para Entre ollas anda el fuego

3 comentarios:

SUNY SENABRE dijo...

Mágnifica tarta de fresas y siendo su autora quien es, seguro que deliciosa.

Besos,

Judith dijo...

Hola a todos. Ayer, día de la Madre en nuestro país, tuve la gran SUERTE de probar esta riquísima tarta de fresas. ¿Os da envidia? Pues se siente, pero os aseguro que estaba deliciosa. La llevé a la comida familiar, y la discusión fue si lo más rico eran las fresas, la crema pastelera o la masa de la base. En fín, un placer para el paladar que os aseguro intentaré repetir en mi casa. Os animo a poneros el delantal porque la receta lo merece. GRACIAS EVA¡¡¡¡¡¡.

Entre ollas anda el fuego dijo...

Gracias Suny, como siempre, por tus comentarios.

Gracias a tí Judith, por ser como eres. Mil besos de tu amiga Eva.